Antonio Colinas

ANTONIO COLINAS. (La Bañeza, 1946). Después de residir algunos años en Córdoba ―etapa clave en su formación lectora y su vocación literaria, luego evocada en su primera novela, Un año en el sur―, en 1964 se instala en Madrid, donde decide afirmarse exclusivamente como escritor, estimulado tras un encuentro con el premio Nobel Vicente Aleixandre, a quien tiene por maestro (como tiene también a la filósofa María Zambrano). Desde la independencia intelectual, comienza a colaborar con la prensa diaria madrileña y las más prestigiosas revistas literarias y culturales, labor que ha ejercido luego de forma ininterrumpida hasta hoy. Su primer libro fue Poemas de la tierra y la sangre (1969). En 1971 se traslada a Italia, donde trabaja como profesor y lector en las universidades de Milán y Bérgamo y gesta su libro de poemas más conocido, Sepulcro en Tarquinia (1975). A su regreso en 1974 se centra en la creación, la traducción y la crítica literaria en la prensa. En 1977 se traslada a Ibiza, donde permanecerá 22 años, un período de fecunda creación poética, narrativa, ensayística y traductora, que da pie a libros como Astrolabio (1979), Noche más allá de la noche (1983), Jardín de Orfeo (1988) o Libro de la mansedumbre (1997). Desde 1998 vive en Salamanca, ciudad y provincia que desde entonces están muy presentes en su obra literaria. De entonces a hoy son libros como Tiempo y abismo (2002), Desiertos de la luz (2008) o La tumba negra (2011). Su poesía hasta 2016 está recogida en Obra poética completa. Es autor, además, de novelas, libros de relatos, crónicas de viajes, aforismos, ensayos, biografías y antologías de otros autores. Es uno de los escritores españoles contemporáneos que más interés ha sentido por la literatura y la cultura de Extremo Oriente, particularmente por China, Corea e India, lo que le ha hecho gran conocedor de movimientos espirituales y filosóficos como el taoísmo y el budismo. Ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de la Crítica (1975), Premio Nacional de Literatura (1982), Premio de las Letras de Castilla y León (1999), Premio Internacional Carlo Betocchi (1999), Premio Nacional de Traducción (Italia, 2006) o Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2016), así como numerosas condecoraciones y reconocimientos, además de haber sido objeto de exposiciones y muestras sobre su vida y obra.