Miguel de Unamuno

Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864-Salamanca, 1936) nace un 29 de septiembre en la calle de Ronda del viejo Bilbao, donde aún hoy se conserva la casa con una placa conmemorativa. Siendo aún muy niño tuvo que vivir dos experiencias que marcarían su carácter y que reflejaría por escrito en sus primeras obras: la muerte de su padre, y el sitio de Bilbao con el estallido de la tercera guerra carlista. En 1880 se traslada a Madrid para estudiar Filosofía y Letras en la Universidad, publicando su primer artículo y consolidando su relación afectiva con Concha Lizárraga, a la que había conocido de niño.

Termina sus estudios universitarios en 1883 y se doctora con su tesis Crítica del problema sobre el origen y prehistoria de la raza vasca. Trabaja dando clases, colaborando en diversos periódicos nacionales, y prepara oposiciones a cátedras de instituto y universidad convocadas para cubrir vacantes en diferentes ciudades españolas. En 1981 obtiene una plaza de catedrático de lengua griega en la Universidad de Salamanca. En 1900 fue elegido Rector de dicha universidad, cargo que ocupó hasta 1914, año en el que fue cesado por orden ministerial. Desde entonces participa activamente en la política.

Su persistente campaña contra la monarquía y el Directorio militar del general Primo de Rivera le ocasiona el destierro a la isla canaria de Fuerteventura, donde permanecerá en 1924 hasta que, ese mismo año, huye a Francia, aun indultado, prometiendo no volver a España hasta que Primo de Rivera deje el gobierno. En 1930, con la caída del dictador, regresa a España, viviendo un recibimiento apoteósico a su paso, desde Hendaya hasta llegar a Salamanca, donde vuelve a ejercer como catedrático de Historia de la Lengua Castellana en la Universidad. Fallece en Salamanca el 31 de diciembre de 1936.

La estrecha vinculación de Unamuno con Salamanca y su universidad propició que en los años 50, la residencia que la Universidad tenía reservada para sus Rectores, y que él mismo ocupo, se convirtiera en Casa-Museo destinada a perpetuar la memoria de Miguel de Unamuno, custodiando el mobiliario y enseres de la familia, así como la biblioteca y archivo personales del escritor.

En la actualidad la Casa-Museo Unamuno cuenta con una zona museística, abierta a los visitantes que contemplan cómo vivía D. Miguel y con una zona de investigación, de consulta especializada de sus fondos. La Casa Museo custodia los cerca de 6.000 volúmenes de la biblioteca privada de Miguel de Unamuno, donada en vida a la Universidad de Salamanca.

Más información sobre su vida, su obra y su legado en la web de la Casa Museo Unamuno.

Ediciones Universidad de Salamanca tiene una colección dedicada a obras de relevancia relacionadas con la figura de D. Miguel de Unamuno: la Biblioteca Unamuno.